change language
sei in: home - rassegna stampa newslettercontattilink

Sostieni la Comunità

  
3 Ottobre 2015

El dilema de Europa

La historia de nuestro continente está llena de desplazados, exiliados, refugiados y prófugos

 
versione stampabile

Europa se encuentra inmersa en una pregunta de gran alcance: la suerte de los extranjeros que llegan a miles a sus fronteras. Sueñan con alcanzar al país o países que se muestran dispuestos a acogerlos. Se habla incluso de cuotas de refugiados que serían obligatorias para los miembros de la Unión Europea, como si fuera necesario imponer la solidaridad a los más refractarios. Se convocan cumbres para superar los puntos de vista divergentes de los estados miembros, como si la acogida de los que llegan fuera una cuestión discutible. Hay países que cierran las las fronteras y países que facilitan el paso de los refugiados por sus territorios, y que incluso salvan miles de vidas que se habrían perdido en pleno Mediterráneo.

Sin embargo, hay una profunda división entre los estados de Europa sobre qué hacer con una multitud de hombres y mujeres, la mayoría jóvenes, con muchos niños, que forman largas columnas que avanzan a pie por las vías del tren, por caminos y carreteras. Algunos han dejado su vida mientras venían hacia Europa, como los que han muerto dentro de las barcazas-ataúd provenientes de Libia o el terrible camión-ataúd encontrado en una carretera de Austria. Son imágenes que evocan directamente los cientos de miles de fugitivos republicanos por los caminos y carreteras pirenaicos los meses de enero-febrero de 1939, o bien las columnas de soldados alemanes prisioneros caminando sobre la nieve en dirección a Siberia en los años 1943 a 1945, o bien las largas filas de judíos formando junto a las estaciones de tren antes de ser conducidos a la terrible muerte de las cámaras de gas. La historia de Europa está llena de desplazados, exiliados, refugiados y prófugos, y de gente que ha encontrado la muerte tras verse obligados a dejar su casa.

Los que llegan han tenido que dejar tras de sí un país devastado, casi inexistente, sin estructuras ni fronteras, golpeado por una guerra que aniquila la población civil (Siria), troceado por una guerra interminable (Afganistán), o diezmado por la violencia, la corrupción, el hambre y las enfermedades (Somalia, Eritrea). Porque, ¿quién quiere dejar su casa si puede vivir con una mínima dignidad? ¿A quién gusta de abandonar la tierra donde ha nacido y donde viven sus familiares y amigos, si puede vivir sin temer las bombas y la muerte? Los países de donde provienen los refugiados conocen guerras de larga duración, interminables y mortíferas, que cortan cualquier proyecto de vivir en paz. Por ello se puede afirmar que la gran mayoría de los prófugos que llegan a Europa son peregrinos de esperanza, caminantes en busca de un mañana mejor, personas que llaman a la puerta de todos y cada uno.

En este sentido, el papa Francisco pidió que cada parroquia o comunidad de Europa acoja al menos una familia de prófugos. Es una propuesta concreta que invita a no delegar simplemente en las administraciones un problema común que toca, de hecho, cada persona. El Papa va a la raíz del problema, a la sensibilidad compartida ante un ser humano que, según el mensaje del Evangelio, es un «forastero» / «extranjero» que ha de ser «acogido». La propuesta del Papa pretende reencontrar aquellos sentimientos ante el extranjero y el pobre que han modelado Europa y que se han traducido en una historia de acogida: una historia que se ha convertido en un paradigma en la historia mundial. Si Europa quiere encontrarse a sí misma, no puede ahuyentar a los que llegan ni puede seguir olvidando la existencia de la guerra en los países de procedencia de los mismos.

La guerra es la madre de todas las pobrezas, dijo Juan Pablo II. Y, por tanto, los prófugos, en su mayoría, son gente en busca de una tierra, son víctimas de una guerra que Occidente se muestra incapaz de reconducir, aunque casi la ha promovido. Vienen porque nosotros no hemos sido capaces de ir, porque se ha atizado una guerra y ahora no se sabe qué hacer. ¿No habrá una deuda nuestra para con todos aquellos que han sido víctimas de la impotencia europea a la hora de promover la paz?

Salvando todas las reflexiones geoestratégicas, la pregunta es solo una: ¿Hay que levantar alambradas y rejas en las fronteras o bien, como propone entre otras la Comunidad de san Egidio, hay que dar visados por razones humanitarias a los prófugos que tienen derecho a entrar en Europa después de que en sus países no es posible vivir con una mínima dignidad, seguridad y paz? La gente anónima que se ha movilizado en tantos lugares repartiendo comida y ropa, mantas y agua a los prófugos es una señal de esperanza. El rostro del que sufre desvela sentimientos de misericordia y hace emerger la humanidad de mucha gente. El alma de Europa no está muerta.


 LEGGI ANCHE
• NEWS
18 Dicembre 2017

Giornata Internazionale dei diritti dei migranti: per una cultura del dialogo, dell'accoglienza, dell'inclusione

IT | ES | DE | FR | CA
30 Novembre 2017

Europa e giovani migranti, il futuro va creato in Africa. Un articolo di Andrea Riccardi sul Corriere della Sera

28 Novembre 2017

Profughi, corridoi umanitari: giovedì il primo arrivo dall'Africa

IT | ES | CA
22 Novembre 2017

Anche in Belgio si aprono i corridoi umanitari per i profughi

IT | ES | DE | FR | PT | CA | NL | RU
14 Novembre 2017
ROMA, ITALIA

L'integrazione inizia con la lingua e la cultura: ecco i nuovi diplomati della scuola di italiano di Sant'Egidio a Roma

7 Novembre 2017
BANGLADESH

I primi aiuti di Sant'Egidio per i profughi rohingya arrivano nei campi in Bangladesh

IT | ES | DE | FR | CA | NL | RU
tutte le news
• STAMPA
13 Marzo 2018
RP ONLINE

Flucht, Abi, Studium

21 Febbraio 2018
OnuItalia

Rohingya: la crisi nei colloqui di Sant’Egidio con la premier del Bangladesh

14 Febbraio 2018

Der Weg bleibt beschwerlich

13 Febbraio 2018
Gazzetta del Sud

Ecco i professionisti dell’integrazione. Cento mediatori per una società plurale

7 Febbraio 2018
Avvenire

L'Italia già «casa comune». Anziani e badanti, la forza di un abbraccio di debolezze

5 Febbraio 2018
SIR

Immigrazione: Comunità Sant’Egidio, oggi anche la ministra Fedeli alla consegna dei diplomi per mediatori interculturali

tutta la rassegna stampa
• NO PENA DI MORTE
2 Luglio 2014

Sant'Egidio nella "task force" per la lotta alla pena di morte istituita dal governo italiano per il semestre europeo

vai a no pena di morte
• DOCUMENTI

L'omelia di Mons. Marco Gnavi alla preghiera Morire di Speranza, in memoria dei profughi morti nei viaggi verso l'Europa

Appello al Parlamento ungherese sui profughi e i minori richiedenti asilo

Non muri ma ponti: il messaggio di Andrea Riccardi al 4° congresso di 'Insieme per l'Europa'

Marco Impagliazzo: Il sogno di un'Europa che promuova la società del vivere insieme e la pace

tutti i documenti
• LIBRI

Dopo la paura, la speranza





San Paolo
tutti i libri

FOTO

713 visite

708 visite

703 visite

651 visite

675 visite
tutta i media correlati