change language
usted está en: home - selecciÓn de prensa newslettercómo contactarnoslink

Ayuda a la Comunidad

  
20 Diciembre 2015

Más de 150 sirios se hacinan en pensiones y pisos del Raval

Asociaciones como la de Sant Egidi hacen lon escasos recursos lo que la UE no puede o no quiere: integrar y acoger a los refugiados

 
versión para imprimir

La llegada de sirios a Catalunya es ya un secreto a voces. La comunidad de Sant Egidi, reconocida por el Vaticano como una asociación internacional de laicos vinculada a la Iglesia católica y con la solidaridad, altruismo, diálogo, ecumenismo y la paz como principales ejes, reconoce que sólo en el Raval ayuda a más de 150 personas que han huido en los últimos meses de la crueldad de Bashar el Asad y el Estado Islámico.

Son supervivientes como S., dentista, que ha encontrado una tabla de salvación en esta oenegé y que pide el anonimato para proteger a los suyos. En el 2005, él y uno de sus hermanos se instalaron en la capital catalana en busca de un futuro mejor. En el 2011 las bombas convirtieron Homs, su ciudad natal, en un infierno. Un sobrino y dos primos, menores de edad, fueron asesinados. Su familia recibió amenazas por no tomar partido por ninguno de los bandos y una de sus hermanas resultó con gravísimas quemaduras en un bombardeo. S. regresó a Damasco en el 2012 y con la ayuda del cónsul español en Líbano logró traer de vuelta en avión a su madre y a otro de sus hermanos. La diáspora de esta familia, metáfora del drama que desangra Siria, es un goteo interminable. “Otros parientes, los que pudieron salir, fueron desde Líbano hasta Egipto, Argelia y Marruecos, en un viaje por carretera largo y peligroso, hasta que entraron clandestinamente en España por Ceuta y Melilla”. S. les ayudó luego a reunirse con él en Barcelona. “Aquí vivimos en pisos del Raval, en pensiones o en habitaciones de menos de 20 m2. Mi esposa, mis dos hijos y yo dormimos en el suelo sobre mantas y alfombras. Pido a Dios que la paz llegue pronto a Siria y que ningún otro país viva algo tan terrible”.

Sant Egidi, que se podría traducir también como Sant Gil, aunque últimamente la comunidad italianiza su nombre para honrar así su origen romano (Sant’Egidio), oye a diario testimonios parecidos Su labor ejemplifica a la perfección una vez más que la sociedad civil ha dado una lección a los estados y que su respuesta al drama es hasta ahora la más efectiva. En los locales de esta asociación, que funcionan con donativos y voluntarios, los refugiados reciben alimentos, clases de alfabetización, de idiomas, ayudas para tramitar documentos y, sobre todo, descubren que no están solos, que tienen amigos.

“Algunos niños explican que jugaban en la calle cuando de pronto cayó del cielo algo metálico y... sangre, llantos, polvo”, explica Mariona Téllez, coordinadora de los centros de formación de la comunidad, con un nombre revelador: Escoles de la Pau. Jaume Castro, doctor en Química y responsable de Sant Egidi en Barcelona, agrega que “empezaron a llegar por su cuenta a mediados del 2014, siguiendo un itinerario de pesadilla, procedentes sobre todo de Damasco y de Homs”.

Y mientras sigue este éxodo invisible a los ojos de las instituciones comunitarias, ese dinosaurio llamado Unión Europea sólo ha sido capaz de reubicar a menos de 200 personas de las 160.000 que se hacinan en campos de refugiados de Italia y Grecia. Sí, menos de 200 personas. En el Raval podría haber ya más. Cada semana llegan nuevas familias, la mayoría con bebés o hijos pequeños. La guerra de Siria se ha convertido en la guerra de los niños.

Son críos con ganas de aprender y de olvidar, afirma Mariona Tellez. ¿Lo conseguirán? “Algunos no pueden dormir porque tienen miedo de que vuelvan ‘esos hombres malos’. Otros sólo recuerdan que han vivido en autobuses y que han hecho un camino muy, muy largo”. Han tenido vidas itinerantes y ahora están aquí, entre nosotros. ¿Cómo llamarlos? ¿Inmigrantes, emigrantes, refugiados, asilados, demandantes de protección internacional? Jaume Castro siempre se refiere a ellos simplemente como “los nuevos barceloneses o los nuevos europeos”. Y, cuando se cansa de esas expresiones, se limita a decir: “Nuestros amigos”.

Una comida para 1.300 personas

La comunidad de Sant Egidi nació en Italia en 1968, gracias a jóvenes revolucionarios como Andrea Riccardi, que quisieron revivir el espíritu de las asambleas de los primeros cristianos. La idea, que apostaba por el diálogo interconfesional, es hoy una realidad en 70 países, con más de 50.000 voluntarios. La asociación, que ha logrado grandes éxitos diplomáticos, es muy conocida por la comida de Navidad que organiza cada año en iglesias y pequeños locales para pobres, ancianos y personas sin techo. La costumbre empezó en Roma, en 1980, con 20 personas. Llegó a Barcelona en 1986, con sólo seis comensales. El año pasado fueron más de 160.000 en todo el mundo, 1.300 en la capital catalana, entre ellos un centenar de sirios. Este año se espera que sean más. “Gracias” fue la palabra más repetida en la comida del 2014.

Donativos para la comida de Navidad de la Misericordia: ES74 21003000132102931895

Sant Egidi indica el camino

 


 LEA TAMBIÉN
• NOTICIAS
1 Febrero 2018
BARCELONA, ESPAÑA

Más dificultades para los más pobres para encontrar, conservar o quedarse en una casa

ES | CA
18 Diciembre 2017

Día Internacional de los derechos de los migrantes: por una cultura del diálogo, de la acogida y de la inclusión

IT | ES | DE | FR | CA
28 Noviembre 2017

Refugiados, corredores humanitarios: el jueves llegan los primeros refugiados de África

IT | ES | CA
22 Noviembre 2017

También Bélgica abre corredores humanitarios para los refugiados

IT | ES | DE | FR | PT | CA | NL | RU
21 Noviembre 2017
BARCELONA, ESPAÑA

Andrea Riccardi en la presentación del libro “PERIFERIAS” en Barcelona

IT | ES | CA
8 Noviembre 2017
BARCELONA, ESPAÑA

Memoria de la noche de los cristales rotos

IT | ES | CA
todas las noticias
• LIBERACIÓN
13 Marzo 2018
RP ONLINE

Flucht, Abi, Studium

26 Febrero 2018
Roma sette

Congo e Sud Sudan, Gnavi: «La liberazione ha il nome di Gesù»

21 Febrero 2018
OnuItalia

Rohingya: la crisi nei colloqui di Sant’Egidio con la premier del Bangladesh

14 Febrero 2018

Der Weg bleibt beschwerlich

2 Febrero 2018
el Periódico

La brújula de los sintecho

1 Febrero 2018
La Vanguardia

La dificultad de acceso a vivienda aumenta el riesgo de pobreza en Barcelona

todos los comunicados de prensa
• EVENTOS
23 Enero 2018 | BARCELONA, ESPAÑA

Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos

1 Enero 2018 | BARCELONA, ESPAÑA

La marcha Paz en Todas las Tierras en Barcelona

TODAS LAS REUNIONES DE ORACIÓN POR la PAZ
• DOCUMENTOS

La GUÍA "DÓNDE comer, dormir, lavarse" 2016

TEMA: Qué son los corredores humanitarios

todos los documentos

FOTOS

855 visitas
todos los medios de comunicación afines