Un programa para la inscripción
en el registro civil de todos los niños

El Programa
Ayuda a Bravo! con un donativo
El vídeo
La Comunidad y los más jóvenes
Las Escuelas de la Paz
El País del Arco Iris
Adopciones a distancia
      

 

Programa BRAVO! (Birth Registration for All Versus Oblivion)
para la inscripción en el registro civil de todos los niños


La Comunidad de Sant’Egidio ha creado el programa BRAVO! para inscribir en el registro civil a los niños y responder así al reto que supone el creciente número de niños que no están inscritos y las consecuencias que ello tiene sobre la paz y la estabilidad de muchos países en vías de desarrollo. Los cálculos de UNICEF confirman que el número de niños que cada año no se inscriben al nacer en el registro civil ha aumentado de los 48 millones de 2003 a los 51 millones de 2007.

El programa BRAVO! quiere garantizar la inscripción de los niños al nacer en el registro civil. Para ello, fomenta el desarrollo de sistemas de inscripción en el registro, sensibiliza a padres e hijos, y colabora con los ministerios y las instituciones gubernamentales pertinentes.

El programa empezará en Costa de Marfil y se extenderá posteriormente a otros países del África occidental. La no-inscripción en el registro civil alimenta los conflictos y es fuente de inestabilidad; perjudica tanto a niños como a adultos, y los jóvenes se ven especialmente afectados. La inscripción al nacer es un derecho sancionado por el artículo 7 de la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989, la más ratificada de Naciones Unidas.

No obstante, el panorama global de la inscripción en el registro civil en todo el mundo es, por desgracia, más bien triste y la indiferencia continúa alimentando el problema: cada año hay 51 millones de niños en todo el mundo que no son inscritos. De ese modo, quedan expuestos a una gran vulnerabilidad que empieza cuando son pequeños pero que siguen sufriendo incluso cuando llegan a la edad adulta. Por dicho motivo tienen mayor probabilidad de sufrir abusos de todo tipo –abusos sexuales, reclutamiento en fuerzas armadas, trabajo infantil, matrimonios precoces, etc.– respecto a los niños que sí son inscritos al nacer. La inscripción en el registro civil es, pues, un eficaz instrumento para proteger a los niños.

La inscripción en el registro civil también es un instrumento que permite acceder a otros derechos y servicios que el Estado debe proporcionar a sus ciudadanos y que inciden en todos los aspectos de la persona. Tiene consecuencias sobre el papel de la persona en el Estado, y también sobre su vida personal. La inscripción en el registro civil tiene un papel determinante en muchos ámbitos, entre los que figuran:

(1) un adecuado inicio de la educación primaria;

(2) la finalización del ciclo educativo;

(3) el inicio de eventuales actividades económicas: trabajo, negocios, etc.;

(4) el matrimonio y la familia;

(5) las vacunas;

(6) los derechos políticos activos y pasivos;

(7) la protección de los menores a través de los tribunales de menores;

(8) la defensa de los menores contra el reclutamiento en las fuerzas armadas;

(9) la sucesión;

(10) la protección contra los matrimonios precoces, etc.

La inscripción en el registro civil tiene consecuencias directas también sobre el sentido de la ciudadanía de la población, que no es sólo un sinónimo de nacionalidad, sino que indica también la función del individuo en el ámbito de sus relaciones legales y sociales.

La inscripción al nacer en el registro civil destaca como elemento que caracteriza la vida concreta y cotidiana de las personas; refuerza considerablemente el tejido familiar y social y es un firme apoyo al sistema administrativo del Estado. Un sistema que permita una inscripción adecuada de sus ciudadanos proporciona multitud de oportunidades a las personas, al mismo tiempo que garantiza el derecho de otros a las mismas oportunidades. Es un factor imperceptible pero fundamental, cuyos efectos se sienten también a larga distancia.

Dos de cada tres niños del África subsahariana no están inscritos en el registro civil; desde un punto de vista legal, pues, son niños invisibles. La Comunidad de Sant’Egidio quiere salvar a estos niños de la invisibilidad para garantizarles la posibilidad de ejercer plenamente sus derechos y ser ciudadanos responsables del país en el que viven.

Copyright© 1998-2008 Comunidad de Sant'Egidio